.

.

Oferta
Cubierta de EL POEMA SCACHS D'AMOR. SIGLO XV. PRIMER TEXTO CONSERVADO SOBRE AJEDREZ MODERNO.. DPV 1999

EL POEMA SCACHS D'AMOR. SIGLO XV. PRIMER TEXTO CONSERVADO SOBRE AJEDREZ MODERNO.. DPV, 1999

DPV
(0 Reseñas)
DISPONIBLE: Envío 24/48h

CATEGORÍAS: LIBROS (3121) / DEPORTES (223) / Otros Deportes (57) / Libros (23)

FECHA DE ALTA: 25/11/2022 (4)

¡OFERTA!

Análisis y comentarios por Ricardo Calvo. Gran formato. Edición facsimil del incunable del siglo XV.

Al final del libro se incluye reproducción fotográfica del ejemplar original, conservado en la Biblioteca de Catalunya.

Difícil y en perfec (... leer texto completo en Descripción).

Libro nuevo, sin uso, procedente de descatalogaciones, saldos editoriales y restos de stock.

Estado de Conservación: 5/5 (Muy Bueno). Ver más detalles en Descripción.

Excma. Diputació Provincial de Valencia, Valencia, 1999.
Rustica con solapas (Tapa blanda). 25x34x1,2 cm. (Base x Altura x Grosor).
152 págs. mas cubiertas. Ilustrado. Blanco y negro.
ISBN13: 9788492327935.
Deposito Legal: DL M. 48017-1999.
REF: LF2211250004

Peso: 680 gramos.
19,95 €
Impuestos incluidos
Cantidad:

EL POEMA SCACHS D'AMOR. SIGLO XV. PRIMER TEXTO CONSERVADO SOBRE AJEDREZ MODERNO.. DPV, 1999

Excma. Diputació Provincial de Valencia, Valencia, 1999.

152 páginas más cubiertas. Ilustrado. Blanco y negro.
Encuadernación: Rustica con solapas.
Dimensiones (Base x Altura x Grosor): 25x34x1,2 cm.
Peso: 680 gramos.

Deposito Legal: M. 48017-1999.
ISBN13: 9788492327935.

RESUMEN

Análisis y comentarios por Ricardo Calvo. Gran formato. Edición facsimil del incunable del siglo XV.

Al final del libro se incluye reproducción fotográfica del ejemplar original, conservado en la Biblioteca de Catalunya.

Difícil y en perfecto estado.

POESIA Y VERDAD: PROLOGO A LA VERSIÓN CASTELLANA, por José A. Garzón.

Es de justicia dar las gracias a Ricardo Calvo en nombre de Narcís Vinyoles, Bernat Fenollar y Francesc Castellví, y porqué no, en el de Francesch Vicent, ya que al fin sus fantasmas sobievuelan de nuevo el tablero blanquinegro, con las satisfacción de que su ajedrez ha permanecido.

Pero ahora sus piezas, rojas y verdes, tienen una nuevo brillo, con el barniz de la dimensión histórica. Sabemos gracias a Calvo que el nuevo ajedrez se había gestado en el círculo literario valenciano, en la tertulias poéticas, y que no fue ningún tipo de experimento, ya que de él se alimenta todo el ajedrez moderno.

Ricardo habla, pertrechado de razón, del olvido que Scachs d’amor ha tenido desde siempre en nuestro país. Pero se equivoca al considerar que este libro se reduce a una aportación personal. La misma idea planea cuando Ricardo relata la representación en forma de ajedrez viviente de la partida contenida en el poema (Alcoy, 1986) ¡Qué mayor homenaje para los poetas-ajedrecistas valencianos que en la primera escenificación de la partida, 500 años después, contarán con la presencia y los comentarios del campeón del mundo Gari Kasparov!

Se puede tomar conciencia ahora, dentro de unos años o no importa cuando, ya que nos basta con la verdad y el rigor de un sólo Copérnico, que nos ha mostrado de forma ineluctable la cuna del ajedrez moderno, brotado -expresión acertadísima de Calvo- en Valencia en las postrimerías del siglo XV.

Calvo advierte de la parálisis en la historia del ajedrez inducida por Murray, lamentando que la muerte de Von der Lassa y Van der Linde se produjera antes del hallazgo del manuscrito en 1905. Con ello no cuestiona la figura de Murray, antes bien, la agiganta.

Pero, inquietado por la vaguedad con la que se acepta el establecimiento del ajedrez moderno, lo que contrasta con su trascendencia, Calvo ha restablecido, con decisivas aportaciones, la cadena lógica del advenimiento de este nuevo orden reglamentario.

Fija sólidamente los tres primeros escalones: el manuscrito Schacs d’amor, el incunable perdido de Vicent, y la obra de Lucena. Curiosamente los dos primeros se han edificado, siguiendo a Calvo, en Valencia, lo cual da mayor robustez a la sucesión lógica de los hechos.

Respecto a SCACHS D'AMOR, el primer texto conservado sobre ajedrez moderno faltaba una revisión contemplada simultáneamente desde la perspectiva poética y la ajedrecística, enfoque del que adolecían los escasos trabajos anteriores.

Era difícil que alguien atesorara el suficiente entendimiento y la capacidad, no exenta de valentía, para afrontar tan ímproba tarea que comienza con la crucial datación del manuscrito, circunstancia que hasta ahora no se había ponderado convenientemente.

Calvo es la persona indicada, acaso, elegida. Así, desmenuza los tres planos superpuestos de expresión, donde se residencia el encanto literario de la obra, que Calvo apresa y muestra por primera vez.

Nos propone un recorrido íntegro por el manuscrito, pleno de una gran riqueza poética la cual sólo es dable alcanzar a los rapsodas más eximios, incluso en una obra de juventud.

Todo el poema esta impregnado de un lenguaje alegórico, sólito en la época, ya que de él no se sustraen ni Cessolis, ni Lucena, ni Vida. Incluso Ruy López un siglo más tarde, en una obra eminentemente técnica, justifica cada movimiento, cada lance, en un perfecto ensamblaje con la vida que, por lo visto, no es sino un espejo del tablero.

Sólo en manos de tan egregios poetas (y ajedrecistas) las cotas de expresión que se alcanzan tienden a lo sublime.

Ya dijimos que el manuscrito es revisado novedosamente con su fundamento en la parte puramente ajedrecística. Así vemos el primer movimiento de la nueva dama y del alfil moderno, incluso el salto del rey, íntimamente conectado con los anteriores y forma embrionario, o antecedente del actual enroque. Aunque esto cree un cisma profundo, Calvo nos ha enseñado, con fehaciencia, que todo el ajedrez moderno, está ya en SCACHS D'AMOR.

En las intervenciones del arbitro Fenollar se nota un deseo de legislar, se percibe que se está cociendo el nuevo ajedrez. Calvo nos muestra que la partida fue inventada, y que su desarrollo se supedita al ritmo poético y alegórico. A veces da la sensación que la propia alegoría no es sino el vehículo para introducir el nuevo ajedrez. Incluso cuando Fenollar establece normas que el tiempo no ha consolidado, se percibe en el espíritu de las mismas que estamos en la fase constituyente del nuevo ajedrez, de ahí su razón de ser. Si se estipula la prohibición del cambio de damas, hay que entenderlo como el deseo de aprehender el nuevo ajedrez. Para asimilar el poder de la nueva pieza era vindicable su presencia en el tablero.

La grandeza del trabajo de Calvo, heredero de la tradición centroeuropea de historiadores del ajedrez, epígono de Von der Lassa y Van der Linde, radica en haber devuelto a su curso natural el ajedrez moderno enseñándonos el lugar y el momento de su génesis, idea reiterada en sus numerosos artículos de los últimos años y su obra reciente sobre Lucena.

El poema SCACHS D'AMOR, el libro que usted tiene con privilegio en sus manos, es el corolario de todos estos años de investigación. Tarea ardua, donde Calvo ha seguido caminos que no parecían existir, haciendo oídos de mercader a los críticos más inmovilistas, que son legión, asumiendo el riesgo de la incomprensión. Con el tenue destello de la verdad como norte, ha encontrado debajo de tanta hojarasca este importante tesoro para la historia del ajedrez.

Sus teorías sobre el incunable de Francesch Vicent, el otro valenciano maculado y ultrajado, en una mola funesta alentada por la supuesta seguridad del incunable perdido, cobran ahora una especial relevancia. Los detractores, refugiados en su positivismo, tienen ahora la mordaza de la otra gran aportación valenciana, el bello manuscrito SCACHS D'AMOR.

A menudo se dan la imprenta obras que parecen partir en dos, por la grandeza de sus aportaciones, la particular materia sobre la que versan. Este no es el propósito de la obra que tienen en sus manos. El mérito de este trabajo, al que su autor ha querido llamar librillo, es el de unir la fragmentaria historia del ajedrez, que había quedado quebrada en el momento mismo del tránsito del ajedrez árabe al moderno. Ya avisaba Francis Bacon que lo nuevo no era sino el olvido Y el olvido, pecado capital del historiador, delito si es deliberado, es lo que enérgica y suasoriamente viene combatiendo Ricardo Calvo.

INDICE GENERAL

Presentasió President de la Diputació de Valencia.- Pág. 9
Prólogo del autor.- Pág. 13

PRIMERA PARTE
Una introducción personalista.- Pág. 18
“Hobra Intitulada...”.- Pág. 23
“Scachs...”.- Pág. 29
“D'amor”.- Pág. 32
“Feta per don Frangí de Castellví...”.- Pág. 34
“E Narcís Vinyoles...”.- Pág. 36
“E mossen Fenollar...”.- Pág. 45
“Sots nom de tres planetas ço és Març, Venus e Mercuri...”.- Pág. 48

SEGUNDA PARTE
Las estrofas iniciales.- Pág. 52
Estrofas I-III.- Pág. 55
Estrofas IV-VI.- Pág. 58
Estrofas VII-IX.- Pág. 62
Estrofas X-XII.- Pág. 64
Estrofas XIII-XV.- Pág. 67
Estrofas XVI-XVIII.- Pág. 70
Estrofas XIX-XXI.- Pág. 72
Estrofas XXII-XXIV.- Pág. 74
Estrofas XXV-XXVII.- Pág. 76
Estrofas XXVIII-XXX.- Pág. 78
Estrofas XXXI-XXXIII.- Pág. 80
Estrofas XXXIV-XXXVI.- Pág. 82
EstrofasXXXVII-XXXIX.- Pág. 84
Estrofas XL-XLII.- Pág. 87
Estrofas XLIII-XLV.- Pág. 89
Estrofas XLVI-XLVIII.- Pág. 92
Estrofas XLIX-LI.- Pág. 95
Estrofas LII-LIV.- Pág. 97
Estrofas LV-LVII.- Pág. 99
Estrofas LVIII-LX.- Pág. 101
Estrofas LXI-LXIII.- Pág. 103
Estrofa LXIV.- Pág. 105

TERCERA PARTE
Los otros eslabones.- Pág. 108
El ideal trovadoresco y la nueva Dama.- Pág. 110
La influencia valenciana en la Italia renacentista.- Pág. 112
La influencia Scachs d’amor en Italia.- Pág. 114
Las huellas italianas del incunable de Vicent.- Pág. 117
Notas bibliográficas.- Pág. 119
Reproducción fotográfica del primer poema sobre ajedrez moderno.- Pág. 126

ESTADO DE CONSERVACIÓN: 5/5 (Nuevo/Muy Bueno). (Desplegar para ver más detalles)

NOTAS SOBRE LOS PRODUCTOS EN OFERTA:

FORMAS DE PAGO Y ENVÍO

DPV
LF2211250004
2022-11-25

También te pueden interesar...

Pasar por caja